Radiofrecuencia Lumbar – Opiniones, Precio e Información al Completo –

Artículo actualizado por última vez el 24/04/19 a las 10:18

Este artículo sobre la radiofrecuencia lumbar es bastante técnico, así que léelo con atención porque aunque es muy interesante, tiene términos médicos que no son fáciles de entender. ¡Allá vamos!

radiofrecuencia lumbar

Los especialistas la utilizan para tratar los dolores ocasionados por condiciones crónicas de salud localizadas especialmente en la zona media-baja de la espalda, nalgas, y caderas (más conocida como la zona lumbosacra) y que últimamente por el modo de vida que llevamos, se han vuelto tan comunes.

Todos sabemos que existen enfermedades en las que el dolor se vuelve realmente insoportable, y llega un punto en el que los medicamentos ya no son capaces de calmar el terrible malestar ocasionado.

En estos casos, la persona afectada busca alternativas que puedan hacer que su vida sea más llevadera.

La radiofrecuencia lumbar es una excelente opción, ya que con el aumento de la temperatura en la zona donde se localiza el dolor, se fractura esa sensación de malestar y se produce de forma instantánea un alivio que lleva al paciente a querer repetir este tratamiento.

Clasificación de la radiofrecuencia lumbar

Al igual que la mayoría de los tratamientos médicos, la radiofrecuencia lumbar puede sub-dividirse o categorizarse en dos tipos de radiofrecuencia.

La primera es la radiofrecuencia lumbar convencional, que es una de las  técnicas médicas neuroablativas, en la que se genera una pequeña lesión durante el desarrollo de cada sesión.

Se emplean altas temperaturas de 80°, empleando poca energía (500.000 Hz), lo que hace que se genere una ruptura de las ondas del dolor.

clasificacion de la radiofrecuencia en este caso es pulsada

Por otra parte está la radiofrecuencia pulsada , que contraria a la radiofrecuencia convencional, es un método médico no neuroablativo, por lo que no se genera ningún tipo de lesión en el sistema nervioso, ni produce neuritis fraccionaria.

Con la radiofrecuencia lumbar pulsada, se realizan pausas en las sesiones para permitir que la zona recobre su temperatura natural.

Aquí se aplican temperaturas entre 40° y 42°, durante aproximadamente 2 minutos. Evidentemente al no presentarse quiebre de los nervios, se puede decir que existen ventajas, ya que el riesgo de presentar efectos secundarios se reduce notablemente.

¿Cómo se aplica la radiofrecuencia lumbar?

Antes de nada y para ofrecer un buen diagnóstico, el médico especialista de la Unidad del Dolor debe localizar con exactitud cuál es el nervio que está presentando los síntomas de dolor facetario para poder atacarlo de la forma más adecuada sin dañar la raíz.

Esto se hace con bloqueos diagnósticos (con un anestésico local) estimulando un poco el nervio para identificarlo, y poder así comenzar con el tratamiento del dolor crónico mediante la radiofrecuencia.

Es posible que cuando te vayas a aplicar la radiofrecuencia lumbar, tu médico te administre un tratamiento oral para que te mantengas calmado y se reduzcan los niveles de ansiedad.

En caso de no lograr los resultados esperados con el medicamento, es posible que se utilice anestesia.

Aunque el procedimiento en realidad no es muy doloroso, sí tiene el riesgo de que el enfermo se mueva durante la aplicación de la radiofrecuencia, por lo que si el médico lo considera conveniente aplicará anestesia local para dormir la piel.

como se aplica la radiofrecuencia lumbar

En casos extremos de dolor y de pacientes muy ansiosos, se procederá a emplear un anestésico más fuerte.

Cuando el paciente ya esté preparado, el médico procederá a introducir una aguja en la zona próxima a la articulación facetaria para aplicar calor a través de la cánula de punta (2,4 mm).

Las temperaturas a emplear dependerán de los resultados que se deseen, y del tipo de radiofrecuencia a utilizar según sea el caso.

En el momento en el que la aguja esté correctamente colocada en la zona de la espina dorsal a tratar, esa área en concreto comenzará a adormecerse. Justo en ese momento el calor comenzará a transmitirse a través de la cánula y la radiofrecuencia se habrá iniciado.

¿Cuánto tiempo requiere el paciente para irse tras una radiofrecuencia lumbar?

Al terminar el tratamiento, los médicos especialistas recomiendan que el afectado se quede en un periodo de observación para evaluar que todo se haya realizado de forma eficaz, y que no se presenten ningún tipo de efecto secundario.

Generalmente, se recomienda que el periodo de observación sea de entre 30 y 45 minutos.

Si todo está bien (que siempre o casi siempre es así) entonces la clínica procederá a impartir las instrucciones necesarias para dar de alta.

periodo de recuperacion del paciente tras someterse a la radiofrecuencia

Es posible que te entreguen un cuaderno de notas para que coloques todas las cuestiones relacionadas con síntomas y dolor y que se lo comentes a tu médico en la próxima consulta.

El dolor irá cediendo, pero ¿cuándo?

Muchas veces el dolor que presenta el paciente es bastante incómodo, incontrolable y severo, lo cual produce desesperación.

Y esta es una de las preguntas más frecuentes, ¿cuándo va a ceder el dolor?

Es posible que los primeros días posteriores al tratamiento se presenten fuertes momentos de dolor. Es normal por el quiebre del nervio que transmite dicha sensación.

También es posible que la persona afirme sentir adormecida la parte en donde se le aplicó la radiofrecuencia, además de una tensión lumbar que no le permite ejercer muchas actividades. Eso también es normal.

Aproximadamente en unos 4 o 5 días podrá sentir mejoría y el dolor habrá disminuido en gran parte.

Es importante mencionar que, aunque el procedimiento es efectivo, es posible que se regeneren los nervios, por lo que el dolor en determinado momento va a reaparecer.

El tiempo que tarde el nervio en regenerarse puede variar de una persona a otra, por lo que no puede darse un tiempo determinado en el que vaya sentirse nuevamente el dolor.

También es posible, en algunos casos, que por el contrario el nervio jamás se regenere, y como consecuencia, no reaparezca el dolor jamás lo que es una gran ventaja para el paciente.

Pero como hemos dicho, todo dependerá de cada persona y de la forma en la que su cuerpo trabaje normalmente.

Independientemente de cualquiera que sea el caso del paciente, cabe destacar que no existe ningún impedimento para que se someta de nuevo a un tratamiento de radiofrecuencia, ya sea lumbar, o en cualquier otra zona del cuerpo, sea cual sea la razón fundamental por la cual desee aplicársela.

Generalidades de la radiofrecuencia lumbar aplicada en articulaciones de terminaciones nerviosas

Gracias a la práctica de la técnica de radiofrecuencia , se logra originar una protección eléctrica (una especie de campo electromagnético) que va desde la cánula ubicada en el electrodo, y que se coloca directamente en la zona donde existe lesión, hasta la placa del material conductor, que funciona como circuito eléctrico conductor de energía.

este tipo de radiofrecuencia se realiza mediante unos electrodos

Los electrodos que se emplean en los aparatos de radiofrecuencia tienen una longitud que varía entre los 2 y los 15 mm , dependiendo por supuesto de la gravedad de la lesión del paciente, y también de la percepción que tenga el médico especialista respecto al caso.

Es importante mencionar que la corriente empleada para la radiofrecuencia circula de forma cíclica , y al entrar en contacto con los tejidos corporales se genera un movimiento cíclico de iones que producen calor, que llega hasta el epicentro de la piel.

De este modo, es ésta la que recibe la mayor cantidad de calor, ejerciendo presión hacia afuera, y permitiéndole así llegar nuevamente hacia la punta del electrodo.

Esta acción hace que el electrodo alcance máximas temperaturas, que vuelven nuevamente hacia los tejidos corporales, que a su vez, rompen o quiebran los nervios , y de esa forma cambian el patrón de dolor, degenerándolo, y haciendo que el paciente comience a sentir alivio de forma progresiva.

Teniendo en cuenta estas especificaciones, puede afirmarse que los encargados de distribuir el calor de forma uniforme a los nervios responsables del dolor son los huesos y los vasos sanguíneos , lo que hace que mejore poco a poco la lesión, y se reduzcan las contraindicaciones producidas por la radiofrecuencia.

Cuando se emplea esta técnica para mejorar una lesión, se comienza con una corriente baja , procurando que la intensidad de la energía no sea tan agresiva.

Luego se va incrementando de forma progresiva hasta alcanzar la temperatura idónea para eliminar el dolor ocasionado por la lesión que padezca el o la paciente.

Esa acción generada por la radiofrecuencia lumbar, produce una lesión en el nervio que es el que crea la ruptura de las ondas conductoras del dolor, y por supuesto el diámetro de la misma dependerá del tamaño del electrodo que se emplea, de la intensidad de la energía utilizada, y desde luego de la capacidad que tiene el tejido de conducir dicho calor.

Sin embargo, este tipo de radiofrecuencia se utiliza para más tratamientos a parte de la columna vertebral. Puede usarse para tratar amígdalas y adenoides, neuromas de Morton o contracturas, entre otras muchas aplicaciones.

Características del procedimiento de radiofrecuencia lumbar

aplicacion de la radiofrecuencia lumbar

  • La corriente aplicada a la zona en donde se quiere quebrar las ondas de calor va a ser aplicada de forma gradual.
  • La corriente empleada es constante.
  • Es una técnica de origen neuroablativo.
  • Puede generar lesión en los nervios y por ende desensibilización transitoria.
  • La vascularización generada alrededor de la cánula aplicadora constituida por el electrodo conductor reduce la abrasión generada por el calor.
  • No es necesario llegar de forma instantánea a la temperatura más alta, sino que más bien se hace de forma gradual.
  • Si se emplea una temperatura mayor a 45° entonces es más probable que se genere lesión en el nervio.
  • La radiofrecuencia crea un campo electromagnético protector en torno al electrodo conductor de calor.
  • La energía se traslada desde el electrodo hasta el epicentro de la zona afectada.
  • El calor es usado por el electrodo, pero proviene directamente del roce producido por los movimientos de la energía iónica que viene directamente del tejido a lesionar.

Aplicación de la radiofrecuencia lumbar

Lo primero es que el especialista debe contar con un generador que tenga la capacidad de determinar la impedancia de forma continua.

El generador debe ser capaz de promover la estimulación del campo motor y la sensibilización dérmica.

A su vez puede controlar los niveles de la temperatura, y el tiempo que se direccionará a generar la lesión en las ondas del dolor .

Se deben evaluar las cánulas y el tamaño de las mismas para determinar cuál es la más idónea dependiendo de la zona a lesionar para eliminar el dolor.

Efectos secundarios, riesgos y contraindicaciones de la Radiofrecuencia Lumbar

Casi todos los tratamientos médicos pueden llevar consigo algunos efectos secundarios o contraindicaciones a las cuáles hay que prestarles atención antes de realizarlos.

La radiofrecuencia no es una excepción, por lo que es buena idea conocer las siguientes implicaciones:

  • Es importante que se empleen aparatos que amplíen lo suficiente las imágenes de la zona a lesionar, para que no existan equivocaciones en la aplicación de la corriente de energía con la cánula.
  • Los efectos de la radiofrecuencia, en ocasiones, no duran toda la vida, por lo cual deberá repetirse el procedimiento en un lapso aproximado de 6 meses. Con cada aplicación se van disminuyendo las afecciones del dolor.
  • En ocasiones la técnica de radiofrecuencia lumbar puede producir neuralgia o neuritis momentánea.
  • Rizotomías (rizolisis).
  • Es necesaria la aplicación de anestesia compuesta por 1,2 % de lidocaína y aproximadamente entre 0,25 % y 5% de bupivacaína . Aunque las cantidades pueden ser variables dependiendo de la tolerancia al dolor del paciente.
  • Antes de aplicar la radiofrecuencia lumbar es necesaria la realización de diversos exámenes médicos que amplíen la zona lesionada a la cual se le piensa aplicar el tratamiento.

efectos secundarios y contraindicaciones de este metodo

Si elegimos los mejores especialistas se reducen los riesgos, como es lógico. Sin embargo, existen diversas circunstancias en las que podrían presentarse situaciones difíciles de manejar. Esas situaciones son las siguientes:

Por la implantación del electrodo o varilla

Independientemente de donde sea incorporado el electrodo o varilla de metal conductora, es posible que ésta se desvíe y genere diversas complicaciones. En el caso de la radiofrecuencia lumbar podrían desembocarse dos situaciones complejas.

La primera es el hecho de que la varilla toque un componente neural delicado lo que producirá latigazos y consecuencias severas relacionadas con el dolor que se está percibiendo.

La segunda es que puede estar íntimamente relacionada con un área de fibrosis , lo que generaría una inflamación interna o hematoma , que aunque no supondría una consecuencia mayor, sí sería doloroso.

Fabricación intencional de calor

Justamente por el hecho de estar trabajando con energía calórica , es una de las complicaciones más frecuentes, aunque puede generarse en cualquiera que sea el tratamiento que se esté aplicando.

Mala praxis o fallo instrumental

Si no tenemos referencias médicas del personal que elegimos para realizar este tratamiento, no sabemos cuáles pueden ser las consecuencias, por lo que siempre se recomienda elegir con suma atención el personal especializado que nos va a realizar dicho tratamiento y verificar que tengan sus certificaciones al día, y sea personal médico graduado, capacitado y con referencias comprobables.

También es importante que los instrumentos empleados a la hora de aplicar una radiofrecuencia lumbar sean los más apropiados, ya que si el generador no está apto, o no se emplea el electrodo adecuado, o simplemente la cantidad de temperatura a emplear no es vigilada y acorde a la lesión que tiene el paciente, en vez de mejorar la condición, puede empeorarse.

¿Cómo funciona la radiofrecuencia lumbar?

La radiofrecuencia lumbar trabaja directamente en la zona dolorida a través de un complejo procedimiento en el que se emplean altas temperaturas provenientes directamente del centro del tejido corporal afectado.

Como hemos venido hablando con anterioridad, la radiofrecuencia se encarga de transmitir corriente eléctrica, o energía calórica con baja energía.

Todo esto se hace a una frecuencia constante a partir de un aparato difusor, que se encarga de disipar la energía y temperatura generada por el tejido corporal, con el fin de liberar dicha energía, y quebrar el nervio responsable de transmitir el dolor.

Este tratamiento se puede aplicar en personas que tienen hernias discales a nivel de la lumbo-sacra, también en personas que sufren de escoliosis, lumbalgia (síndrome del dolor lumbar), dolor cervical, tumores en la columna y otras patologías directamente ubicadas en la zona lumbar y que tienen su origen en las articulaciones zigoapofisiarias o facetas. Es decir, en general para tratar la mayoría de dolores de espalda.

Es importante mencionar que los dolores que provienen de esa zona suelen ser bastante profundos e insoportables.

Este tratamiento consiste, fundamentalmente, en la aplicación de un electrodo en la zona donde se encuentra ubicado el disco lumbar, apoyado por imágenes que permiten guiar al médico hacia donde se encuentra el dolor.

El objetivo primordial es descomprimir el centro del disco a través de energía por radiofrecuencia, consiguiendo que el dolor vaya cediendo de forma gradual .

En ocasiones el dolor no cede de forma inmediata, sino que por el contrario se agudiza instantáneamente al terminar el tratamiento, y con el paso de los minutos va bajando su intensidad, hasta que se consigue desinflamar.

En ese momento se va percibiendo un alivio producto de la descomprensión de los discos lumbares.

Este tratamiento está siendo utilizado para disminuir dolores de todo tipo, fruto de infinidad de enfermedades que se ubican principalmente en la columna lumbar del paciente.

funcionamiento de la rf lumbar

Pero especialmente aquellas que dicen sufrir de lumbalgia puesto que lo dolores suelen ser paralizantes.

Una vez que se comprueba la patología del paciente a través de resonancias magnéticas y exámenes de imagenología, el médico evaluará la necesidad o no de aplicar radiofrecuencia.

Por supuesto, esto se practica como último recurso después de haber llevado un tratamiento puramente farmacológico .

Cuando el paciente ha terminado su tratamiento a base de analgésicos orales y algunos antinflamatorios (vía oral, inyectable, endovenoso o intramuscular), y haber determinado que el tratamiento ha sido en vano, entonces el médico puede indicar fisioterapia para disminuir los síntomas relacionados al dolor.

Si aun así la fisioterapia no ayuda, entonces es posible que se recomiende la radiofrecuencia.

Eso sí, haciendo una evaluación constante de los resultados de la misma mediante estudios de imagenología, y constante vigilancia de los avances de la enfermedad y del daño que se realiza en los nervios conductores del dolor.

En casos así, por ser un tratamiento tan fuerte, se recomienda que el paciente esté en reposo durante los primeros 5 días próximos al tratamiento y posteriores al mismo .

De este modo se asegurará que los resultados sean efectivos, y que los efectos secundarios se minimicen tras la aplicación del mismo.

Lo bueno de la radiofrecuencia lumbar es que puede combinarse con tratamientos orales farmacológicos para combatir juntos el dolor que pueda generar la enfermedad o condición médica que queramos eliminar a través de dicha práctica.

Sin embargo, las dosis y los componentes deben ser indicados únicamente por el especialista que dirija la radiofrecuencia.

Antes de realizarse el procedimiento, es buena idea asistir a consulta con un neurocirujano para que diagnostique la condición médica a atacar, y desde luego para escuchar los mejores tratamientos para combatir la misma, porque no siempre la radiofrecuencia es la mejor opción .

Otras veces, la condición requiere de cirugía para eliminarla , porque aunque se aplique radiofrecuencia no se logrará disminuir el dolor, ni mucho menos erradicar la enfermedad.

Aunque los costos no son tan bajos, son accesibles, y para los resultados que se obtienen vale la pena hacer el esfuerzo, ya que se reducirán los dolores, se aumentará la movilidad, se mejorará la calidad de vida del paciente, y se ampliarán los espacios de tiempo de bienestar físico.

¿Qué son las articulaciones facetarias lumbares?

Son las encargadas de interconectar las vértebras y de mantener los huesos de la espina dorsal unidos. También guían a ésta cuando ejecuta cualquier movimiento.

Las articulaciones facetarias pueden tener un tamaño de la uña del pulgar y se ubican a ambos costados de la espina dorsal.

articulaciones facetarias lumbares

Estas articulaciones facetarias deben su nombre en función de qué vértebras interconecten y del lado de la espina dorsal en el que se encuentren. Así pues, la denominada como «derecha L4-L5» es aquella que une las vértebras 4 y 5 del lado derecho en la zona lumbar.

Por otro lado, aquellos nervios localizados en la rama medial están muy próximos a las articulaciones facetarias, por lo que son éstas las que se encargan de avisar al cerebro de una inflamación o dolor si esa articulación facetaria se daña.

Precios de la radiofrecuencia lumbar

En ocasiones es necesario hacer una sola sesión de radiofrecuencia lumbar . En otras, dependiendo del caso, se hacen dos con un espacio de 15 días entre una y otra.

El precio puede variar entre los 1000 y los 2500 euros . Por supuesto, esto estará condicionado por la enfermedad a combatir, por las indicaciones del especialista, y por la dificultad de entrada de la cánula para llegar al disco afectado.

Ya por último, te dejamos con un vídeo donde se explica, a través de imágenes, cómo es el procedimiento.

Puedes leer otros artículos sobre la radiofrecuencia aquí:

Más información y fuentes:

El Español: Curar el dolor crónico de espalda en 10 minutos: así funciona la ‘aguja mágica’
Lne.es: Tratamiento intervencionista del dolor crónico
Infosalus: 1 de cada 10 adultos sufre dolor lumbar
Intramed: Una técnica de bloqueo nervioso podría aliviar la lumbalgia crónica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies